Ir al contenido principal

Entradas

TODOS LLEVAMOS UN POETA ELIOT (algunas, de lo adentro que está, aún no lo hemos encontrado)

Todos llevamos un poeta Eliot dentro y eso nos ennoblece, aunque sea porque él recibió el Nobel. 
Hace días que preparo mi coloquio del próximo viernes en el Club de lectura de Valdelacalzada de la Biblioteca Pública, estoy nerviosa para qué engañarnos. 
Pensando en el enfoque de Nihilismo en primera persona  —Antología de un desencuentro— (que es mi primer poemario de diciembre de 2015, con 50 poemas compuestos a lo largo de varios años y cuyo hilo conductor, aunque yo me empeñe en que sea la Nada o la Muerte parece que todos los que lo han leído dicen que es la Vida) andaba intentando quitarme a Nietszhe de la cabeza y me topé con Eliot.
Leí algunos poemas traducidos de Eliot hace bastante tiempo y me gustó  muchísimo el estilo del yanqui edulcorado a inglés, muchísimo repito, y creo que podríamos haber sido amigos si se hubiese hecho español de Gibraltar, por ejemplo, pero lo que me llama la atención en estos días en los que le he vuelto a releer es encontrármelo reseñado por un g…
Entradas recientes

CON CARIÑO DE MÍ PARA TI

De la nada se viene de vacío 
portándonos la carne y su tibieza, 
con llanto propio démosnos la vida, 
que ella, en un llanto ajeno, se nos lleva... (con cariño de mí para ti)

P.D.: " No me quedan postdatas"
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

YO NO SABÍA

YO NO SABÍA Yo no sabía por qué en ese lugar
sí, en esa tierra,
sí, en esa aldea,
sí, en esa casa,
sí, en esos pies adultos y masculinos
se calzaban zapatos diferentes, únicos,
digo únicos en sus pies y lo digo,
digo únicos en sus pies y no como los de los otros,
digo únicos en sus pies y no como los de sus hermanos,
digo únicos en sus pies y no como los de su padre,
digo únicos y es terrible,
es terrible buscar en el montón de zapatos
que volaron por los aires, y encontrar allí
a los que sabían volver a su hogar. MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

MI CABRA “MONTE-SINA-Í”

De noche me fui al monte del desierto
y mis ojos veían el suelo resquebrajado bajo mis pies,
vino ese ser montesco y trazó su raya
que no debía traspasar, y lo hice, y vi lo obvio de lo invisible,
las cosas que no estaban o no eran,
y pronto vino la serpiente de siete cabezas con su veneno
a inyectarme de niñez y escalofríos,
luego llegó el buitre volando,
sin que él supiera qué es el viento que le mece,
a picotear mi sacrificio que vuelve a crecer
cuando llega el día con su claridad
y es cuando me asusto de mi propio espíritu.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

¡YA CRECIÓ LA NIÑA MATARILE!

¡YA CRECIÓ LA NIÑA MATARILE!
(Sí, la de la Canción)

Era de oro mi risa, dientes de marfil duro
y mi lengua afilada parecía una fresa,
una nariz graciosa respingona y traviesa
sobre labios carnosos, con un mentón seguro.

Mis ojos justicieros miraban tras su oscuro,
mi frente era la aurora que admiración profesa
bajo cabellos largos, duros de montañesa;
todo en mí era muy bello y así fui a mi futuro.

Le soñé o él me soñó, este espanto perverso
de los inviernos blancos que van cayendo suaves
y arrastran armaduras deshilachando el verso.

¡Qué infortunio tenía!, allí quemé mis naves,
¡Matarile!, sin rumbo sentí el duro reverso
y en el fondo del mar se quedaron las llaves.


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥